lunes, 22 de agosto de 2011

Los rebeldes toman Trípoli y el régimen de Gadafi se hunde

El mando insurgente afirma que la brigada que defendía al dictador se ha rendido y que su heredero Saif al Islam ha sido capturado junto a otros dos de sus hijos. Miles de libios celebran en las calles de Trípoli y Bengasi la caída del régimenÓ. ABOU-KASSEM / AGENCIAS 22/08/2011 00:01 Actualizado: 22/08/2011 09:54



Decididos y seguros de obtener una victoria inmediata, los rebeldes libios están dispuestos a terminar así con el régimen de Muamar Gadafi. Su avance por el centro de Trípoli ha sido tan rápido que las tropas insurgentes dicen controlar la capital salvo el fortificado complejo presidencial del dictador. Después de no haber encontrado resistencia a su paso, los rebeldes se han hecho ya con el control de la Plaza Verde, en el centro de la ciudad, y de la radio estatal.


Según ha declarado un portavoz rebelde a la cadena Al Jazeera, las fuerzas gadafistas sólo controlan el 20% de Trípoli. Ese porcentaje se reduciría al complejo residencial donde Gadafi trata de refugiarse del avance rebelde. Según la agencia AFP, en los alrededores de su residencia se están produciendo fuertes combates. Otras fuentes, citadas por la cadena Al Arabiya apuntan a que el dictador podría encontrarse en el hospital de Tajura-Cardiac, al este de la ciudad. Sin embargo, fuentes diplomáticas han negado esta información asegurando que Gadafi continúa en su residencia. Precisamente de este complejo, protegido por las fuerzas especiales, están saliendo tanques que están abriendo fuego, según informa la agencia Reuters.


La situación es crítica para el Gobierno libio y para su líder. Las revueltas árabes están a punto de cobrarse un tercer dictador tras los derrocamientos de Zine el Abidine Ben Ali y Hosni Mubarak. Mientras, Gadafi intenta prolongar el ocaso de su régimen con llamamientos desesperados al mismo pueblo libio al que ha sometido desde 1969.


"Abrid los almacenes de armas, entregadlos a las masas. ¿Dónde están los religiosos que siempre están en primera fila y buscan el martirio? ¡Que salgan de sus casas para limpiar Libia de las ratas!", exclamó un exaltado Gadafi en una grabación de audio difundida por la televisión estatal en la que el dictador afirmaba que seguía en la capital libia.


Las columnas rebeldes avanzan con facilidad hacia el centro de Trípoli


"Todos los libios están convocados a unirse a la batalla de Trípoli para impedir que el enemigo tome esta ciudad. Os matarán y violarán a vuestros familiares", insistió Gadafi durante su intervención.


Tras seis meses de escasos avances, los revolucionarios han conseguido agotar al Ejército libio con la decisiva colaboración de la OTAN. La Alianza primero acabó con la fuerza aérea gadafista y después fue destruyendo los vehículos blindados del régimen y todos los centros de mando que iba localizando.


El asalto rebelde a Trípoli tiene dos frentes principales, por el Oeste y por el Sur, además de los grupos que operan en el interior de la capital. Tras la conquista el sábado de Zauiya, a 30 kilómetros de Trípoli, la columna de tropas opositoras penetró en los barrios periféricos, además de hacerse con el control de algunas bases militares, sin hallar apenas resistencia.


Según Associated Press, cientos de revolucionarios habían alcanzado el barrio de Yanzur en el corazón de Trípoli tras un breve enfrentamiento con las tropas de élite de la brigada Jamis. Pocas horas después, el júbilo estallaba después de que los rebeldes entraran en la Plaza Verde.


Las tropas gadafistas se replegaron y tomaron posiciones para defender el complejo presidencial de Bab al Azizia. Pero, según aseguró desde Bengasi el líder del Consejo Nacional rebelde, Mustafá Abdeljalil, a última hora empezaron a rendirse a los rebeldes, que ya habían capturado al hijo y heredero del dictador, Saif al Islam, y a sus hermanos Saadi y Mohamed, éste último bajo arresto domiciliario tras rendirse a los insurrectos.


El ministro de Justicia del Consejo rebelde ha informado de que la primera esposa de Gadafi también ha sido arrestada. La Corte Penal Internacional ha confirmado la detención de Saif por boca de su fiscal general, Luis Moreno Ocampo, quien emitió en junio una orden de arresto contra Gadafi y su hijo por crímenes contra la humanidad.


Miles de libios celebran en las calles de Trípoli y Bengasi, la capital de los rebeldes, la caída del régimen, pero un portavoz de Gadafi salió a decir que seguiría luchando y acusó a la OTAN de haber cometido una matanza "inimaginable". También dijo que once horas de combates en Trípoli habían dejado un saldo de 1.300 muertos y más de 5.000 heridos. Mussa Ibrahim hizo un llamamiento al alto el fuego y la negociación, en nombre de Gadafi, y el líder rebelde Abdeljalil dijo estar dispuesto a cesar la ofensiva si el dictador dimitía.


La OTAN informó de que la situación estaba evolucionando muy deprisa y que les resultaba muy complicado identificar los objetivos a bombardear. El coronel Roland Lavoie, que ejerció ayer como portavoz de la Alianza, afirmó que los movimientos de tropas eran tan rápidos que no podían seguir los acontecimientos con la misma facilidad que antes. "No hay una línea del frente como la que hemos tenido en otras fases del conflicto", reconoció Lavoie.


"No tiene el valor para matarse a sí mismo", afirma su ex número dos.


El mando militar rebelde presume de haber organizado la operación con mucho tiempo. Según ellos, la noche del sábado y esperando la señal del iftar, la comida que rompe el ayuno en el mes de ramadán, las células rebeldes siguieron las instrucciones de algunos imanes afines a su causa y lanzaron ataques contra las unidades gadafistas en varios barrios de la capital.


Plan previsto


"No es sencillo controlar una ciudad de más de dos millones de habitantes en horas, pero estamos en Trípoli y nuestros planes funcionan como estaba previsto", afirmó Fathi Baja, el encargado de la seguridad del Consejo Transitorio Libio (CNT), el órgano político de los insurgentes.


El ex número dos de Gadafi y su hombre de confianza durante décadas, Abdelsalem Jalud afirmó ayer que se ha terminado el plazo para llegar a un acuerdo. Jalud, que desertó del régimen el pasado viernes afirmó ayer desde Roma: "Creo que para Gadafi será difícil entregarse. Y no es como Hitler, que tuvo el valor de matarse a sí mismo. No creo que la evolución de los acontecimientos en Libia le permitan sobrevivir".


video

Fuente: Público.es